Bra 1962

En 1985 comenzó su carrera profesional en la publicidad como ilustrador, especializándose en el hiperrealismo, desarrollando durante más de una década centenares de obras. A lo largo de su carrera ha trabajado para muchas de las marcas nacionales e internacionales más importantes, como: Aermec, Algida, Aperol, Apple, Atlas filtri, Bata, Bailo, Benetton, Bticino, Came, Carrera, Colmar, Dainese, De Longhi, Electrolux, Eminflex, Ennerev, Eridania, Fiat, Floritalia, Interflora, Hewing, Inglesina, Lange, Lowara, Luxottica, Mazda, Mc Cain, Mercedes, Nec, Pepsi Cola, Peugeot, RAI, Rana, Remsa, Renault, Risport skates, Rossignol, Safilo, Smith lenses, Tuborg, Venini y otras; ha colaborado con muchas agencias de publicidad de dimensión internacional, entre otras: McCann Erikson, J.Walter Thompson, Young & Rubicam, Ogilvy & Mather, Saatchi and Saatchi y TBWA. Ya en los años 80 se especializó en la técnica de pintura con aerógrafo y luego se pasó, en los años 90, a la ilustración digital. A partir del año 2000 trasladó su interés profesional al diseño gráfico, especializándose e interesándose también en todos los componentes para la realización de una imagen, desde la fotografía y el diseño gráfico hasta la animación 3D. El amor visceral por la ilustración nunca lo ha abandonado y su pasión personal innata para el dibujo y la pintura lo ha llevado a crear una serie de dibujos y pinturas utilizando las técnicas clásicas, desde el lápiz hasta el carboncillo y el yeso sobre papel, para llegar luego a pintar con acrílicos sobre lienzo y yeso. Su pintura realista se centra principalmente en representar la belleza y complejidad del rostro y cuerpo humano, sin excluir la realización de obras de tinte metafísico donde la denuncia social se mezcla con la sofisticada técnica representativa. Las obras con la presencia de un sujeto víctima de una situación paradójica, pero no por esto menos real, son generalmente de gran tamaño y demuestran la seguridad del artista al involucrarse, sin el temor reverencial hacia el espectador, así como las obras que representan sujetos femeninos quieren rendir homenaje a la belleza sin caer en la búsqueda de fondos cautivadores, casi como para querer demostrar que la pureza del trazo no necesita soportes coreográficos. Reviste especial interés la nueva fase de búsqueda creativa y expresiva, las obras que reflejan la imaginación del artista que, con un trazo aún más marcado, extrae rostros y figuras de los fondos en los que emergen, como testigos representativos, piezas de pinturas de autores menores que reviven una nueva experiencia de comunicación, reforzada por el uso inteligente de los medios de comunicación que le otorgan un gran impacto visual.